No más abusos

Comenta: Begoña F. Calcerrada

En mi reciente viaje a la capital de Florida, Tallahassee, con el grupo de activistas que están luchando incansablemente para obtener una justa reforma en los estatutos de los condominios, se encontraba in caballero muy agradable y me comenzó a contar todas las calamidades que están
sucediendo en su condominio que se denomina 55 y que no ve la hora en que estas se solucionen y pueda vivir cómodamente en el lugar que escogió para vivir.

“No se aplica ninguna ley. Es como si viviéramos en la jungla. Nadie nos respeta. Lo único que queremos es que las leyes se cumplan, los estamentos están puestos, pero las personas que ‘supuestamente’ están en las directivas, hacen lo que quieren, manejan las cuentas, se rien de nosotros y no permiten que alguien administre correctamente las asociaciones”.

Es tanta la indignación de todos nosotros, que estamos dispuestos a luchar, por eso es que estamos en Tallahassee, para  que nuestra voz se escuche. Ya basta de tanto atropello. Ya basta de tantas injusticias. Queremos vivir dignamente. Somos propietarios, y debemos ser escuchados.

Por ejempo, comenta el ciudadano: que una persona de más de 18 años puede vivir con los padres. Ya se pueden imaginar la cantidad de “hijos” que se están mudando y como nadie hace cumplir los estatutos todo anda “manga por hombro”.

¿Quién regula?¿Quién controla?
“Todos estos nuevos muchachos traen amiguitos y cuando van al gimnasio a la hora de retirarse tambien se retiran con equipos pequeños de hacer ejercicios. Y claro, nadie les dice nada”.

¡Hay señora!… y eso es pálido con la pesadilla que tenemos con la tal presidenta del condominio, una persona que en el argó mayamero se le llama “limón agrio” pero esta es una postura para que nadie le haga preguntas de donde están los centavos.

Lleva cerca de 27 años en la junta directiva, ocupando diferentes puestos y siempre con ‘las manos en la masa’. Todos vemos que trabaja con nuestro dinero, se pagan empleados que le realizan trabajos o hacienda arreglos en apartamentos en horas en que deben estar realizando oficios para el condominio y que decir de los supuestos
contratistas, que nos imaginamos que son contratados por estas mismas personas sin pasar por ngún tipo de supervisión. Quién los controla.

Por eso, es que estamos aquí, queremos elecciones libres, y que no se repitan los mandatos. Todos debemos participar. Somos propietarios y merecemos respeto.

Una palabras que me causó mucha impresión, y que en relidad tiene razón amigo mío. Vamos a luchar y vamos a ayudarlos a que consigan su objetivo. Basta de injusticias deben culminar…

Si tiene problemas con su condominios, escríbamos y nosotros le ayudamos y asesoramos. Suerte.