on más de la mitad de los contribuyentes de la nación confiando en otra persona para preparar su declaración de impuestos, el Servicio de Impuestos Internos recordó a los consumidores que estén al acecho de los preparadores de impuestos sin escrúpulos que buscan hacer dinero rápido de personas honestas que buscan ayuda tributaria.
Una vez más, este año, el IRS incluyó el fraude del preparador de declaraciones de impuestos en su lista de alerta llamada “Docena Sucia” de estafas tributarias comunes. La agencia quiere que los contribuyentes estén atentos a los preparadores sin escrúpulos de declaraciones y ayuden a proteger sus datos financieros y tributarios sensibles.
La mayoría de los profesionales de impuestos proveen un servicio honesto y de alta calidad. Pero hay algunos preparadores deshonestos quienes se establecen cada temporada tributaria para perpetrar fraude, robo de identidad y otras estafas que hacen daño a los contribuyentes. Es por esto que preparadores sin escrúpulos, quienes apuntan a contribuyentes inadvertidos con promesas extravagantes de reembolsos enormes, cada año caen en la lista de la “Docena Sucia.”
Los preparadores de declaraciones de impuestos son una parte vital del sistema tributario de los EE. UU. Alrededor del 56 por ciento de los contribuyentes usan profesionales de impuestos para preparar sus declaraciones.
Seleccionar correctamente al profesional de impuestos es de crítica importancia porque los contribuyentes son en última instancia responsables de la información que aparece en su declaración de impuestos.
El IRS también está trabajando para proteger a los contribuyentes de los preparadores de declaraciones dudosas. La persecución de estafas ilegales puede ocasionar importantes sanciones e intereses, así como la posible persecución penal. La División de Investigaciones Criminales del IRS trabaja estrechamente con el Departamento de Justicia para acabar con las estafas y enjuiciar a los delincuentes que las perpetran.

Seleccione a un preparador de impuestos cuidadosamente

Es importante ser cuidadoso al seleccionar un preparador de impuestos individual o a una compañía para preparar su declaración. Contribuyentes con buenas intenciones pueden ser engañados por preparadores que no entienden bien los impuestos o que intencionalmente llevan a las personas a reclamar créditos o deducciones que no les corresponden. Los preparadores de estafas pueden dar este paso para aumentar su tarifa. Todos los años, este tipo de preparadores de impuestos se enfrentan a todo, desde multas severas hasta encarcelamiento por defraudar a sus clientes.

Aquí hay algunos consejos para que los contribuyentes consideren y eviten elegir a un preparador de impuestos estafador:
·       Evite preparadores que desaparecen de la noche a la mañana. Asegúrese que su preparador esté disponible, si es necesario incluso después de que se haya presentado la declaración. En caso de que surjan preguntas sobre la declaración de impuestos, es posible que los contribuyentes necesiten comunicarse con el preparador.
·       Pregúntele al preparador si tiene un Número de Identificación de Preparador del IRS (PTIN). Los preparadores de impuestos pagados se les requiere inscribirse con el IRS, tener un PTIN e incluirlo en su declaración de impuestos.
·       Pregunte si el preparador de impuestos tiene credenciales profesionales, (es agente inscrito, contador público certificado, o abogado), pertenece a alguna organización profesional o si participa en clases de educación continua. Varios cambios en la ley pueden ser complejos. Un profesional de impuestos competente necesita estar al día en estos asuntos. IRS.gov tiene más información acerca de las organizaciones nacionales de profesionales de impuestos (en inglés).
·       Revise las calificaciones del preparador. Utilice el Directorio de Preparadores de Impuestos Federales con Credenciales y Ciertas Calificaciones (en inglés). Esta herramienta puede ayudarlo a encontrar al preparador de impuestos con las calificaciones de su preferencia.
·       El directorio le permite hacer una búsqueda y clasificar la lista de ciertos preparadores inscritos con el IRS. Este incluye el nombre, ciudad, estado y código postal de:
o   Abogados
o   Contadores públicos autorizados
o   Agentes registrados
o   Agentes de planes de retiro
o   Actuarios registrados
o   Participantes del Programa Anual de la Temporada Tributaria
·       Revise el historial del preparador. Pregunte al Buro de Mejores Negocios acerca del preparador. Revise cualquier acción disciplinaria que exista en su contra y el estado de la licencia de preparadores con credenciales. Para los contadores públicos, revise con la Junta Estatal de Contadores. Para abogados, revise con la Asociación de Abogados del Estado. Para agentes registrados, visite IRS.gov y revise el Directorio.
·       Pregunte acerca de las cuotas de servicio. Evite preparadores que basan sus cuotas en un porcentaje del reembolso del cliente o prometen conseguirle mayores reembolsos que su competencia. No comparta sus documentos tributarios, número de seguro social y otra información con un preparador cuando sólo pregunte sobre servicios y cuotas. Desafortunadamente, algunos preparadores al obtener sus datos han presentado los impuestos de un contribuyente sin su permiso.
·       Asegúrese que su preparador ofrece IRS e-File y pídale que presente su declaración electrónicamente. Preparadores profesionales pagados quienes preparan declaraciones para más de 10 clientes generalmente deben presentar electrónicamente. El IRS ha procesado más de 1.5 mil millones de declaraciones electrónicas. Es la forma más segura y precisa de presentación una declaración.
·       Provea archivos y recibos. Los buenos preparadores pedirán ver sus archivos y recibos. Harán preguntas para determinar sus ingresos, deducciones, créditos tributarios y demás. No confié en un preparador que esté dispuesto a presentar su declaración electrónicamente usando su último talón de cheque de pago en vez de su Formulario W-2. Esto va en contra de las reglas de presentación electrónica del IRS.
·       Entienda las reglas de representación. Abogados, contadores públicos, agentes registrados pueden representar a cualquier cliente ante el IRS en cualquier situación. Los Participantes del Programa Anual de la Temporada Tributaria pueden representar en situaciones limitadas si prepararon y firmaron su declaración. Sin embargo, preparadores sin credenciales quienes no participan en el programa de la temporada anual solamente pueden representar a clientes ante el IRS en declaraciones que ellos mismos prepararon y firmaron en o antes del 31 de diciembre de 2015.
·       Nunca firme una declaración en blanco. No escoja un preparador que le pida firmar una declaración en blanco o incompleta.
·       Revise su declaración antes de firmarla. Antes de firmar el contribuyente su declaración, debe revisarla y haga preguntas si algo no está claro. Los contribuyentes deben sentirse cómodo con la precisión de la declaración antes de firmarla y que el reembolso vaya directamente a ellos, y no a la cuenta bancaria del preparador. Siempre es buena idea revisar el número de ruta y cuenta bancaria en la declaración una vez esté completa.
·       Reporte a preparadores abusivos al IRS. Puede reportar preparadores de impuestos abusivos y cualquier sospecha de fraude al IRS. Use el Formulario 14157 Quejas: Preparadores de Impuestos (en inglés). Si sospecha que un preparador presentó o cambió la información en su declaración sin su consentimiento, también debe presentar el Formulario 14157-A, Declaración Jurada de Mala-Conducta o Fraude de Preparador (en inglés). Puede obtener estos formularios en IRS.gov.
Para encontrar otras sugerencias acerca de cómo seleccionar un preparador, cómo mejor entender las diferencias en los credenciales y calificaciones, revisar el directorio de preparadores del IRS, y ver cómo presentar una queja acerca de un preparador, visite www.irs.gov/chooseataxpro (en inglés).
Recuerde: Los contribuyentes son legalmente responsables por la información incluida en la declaración de impuestos, aunque ésta sea preparada por otra persona.