Más allá de las reuniones de salón, es un mes para celebrar el aporte de los hispanos a la cultura, el carácter y la economía de Estados Unidos. Y qué mejor ejemplo que el de Sayda Ayala, una hondureña que cruzó sola la frontera hace 15 años y gracias a DACA se abrió paso en una industria dominada tradicionalmente por hombres. Ahora gana casi 5 millones de dólares al año, mientras contribuye al desarrollo del país.

Cómo una dreamer se abrió paso en una industria de hombres y ahora gana casi $5 millones al año
Sayda Ayala cruzó sola la frontera hace 15 años; ahora es la fundadora y dueña de dos compañías de transporte que dan empleo a más de una docena de personas. Ni sus humildes inicios, sus enfermedades ni su estatus migratorio la han detenido. “No puedo darme por vencida”, dice ella.