Estados Unidos no tiene un sistema nacional de seguimiento de bebés nacidos con síndrome de abstinencia neonatal (neonatal abstinence syndrome o NAS, por sus siglas en inglés), sólo un mosaico de sistemas estatales que no siempre están contando con precisión el número de bebés que nacen afectados por los opiáceos, según March of Dimes.

March of Dimes Foundation Logo

En 2017, March of Dimes y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC, por sus siglas en inglés) otorgaron subvenciones a tres estados -Illinois, Nuevo México y Vermont- para obtener cálculos poblacionales a nivel estatal de los bebés que nacen con NAS. Un estudio que se publicará el 22 de febrero en la revista Morbidity & Mortality Weekly Report (MMWR) de los CDC encontró que los cálculos de los tres estados sobre el número de bebés nacidos con NAS variaban ampliamente.

March of Dimes y los autores del estudio señalan que estos tres estados se basan en los métodos existentes de los programas estatales de vigilancia de defectos de nacimiento para contar a los bebés afectados por NAS. Los funcionarios de March of Dimes instaron a otros estados del país a crear o mejorar los esfuerzos de seguimiento de NAS.

«Es muy difícil tratar a las mamás y los recién nacidos afectados por el uso de opiáceos, y asignar los recursos necesarios para ellos, sin conocer la frecuencia exacta del problema en su estado», dijo el Dr. Rahul Gupta, MPH, MBA, director ejecutivo de la división de medicina y salud de March of Dimes. «Instamos a todos los estados a que adapten los programas de vigilancia de defectos de nacimiento para medir la incidencia de NAS, de modo que todas las madres y los bebés puedan obtener la atención médica que necesitan, sin importar en qué estado nazcan».

El Dr. Gupta también señaló que March of Dimes ha convertido en una prioridad ayudar y apoyar a las mujeres embarazadas y a los bebés afectados por el uso de opiáceos y mantenerlos seguros. Esto incluye iniciativas de políticas destinadas a proporcionar atención a la madre y al bebé, como el acceso a servicios integrales; acceso prioritario a programas de tratamiento de drogas y tratamiento flexible; inmunidad durante las visitas prenatales; y más educación para los proveedores.

El NAS es un síndrome de abstinencia de drogas que puede ocurrir en recién nacidos expuestos a opiáceos y otras sustancias adictivas durante el embarazo. Estimaciones recientes de EE.UU. indican que, entre 2004 y 2014, la incidencia de NAS aumentó de 1.5 a 8.0 por cada 1,000 nacimientos en hospitales. Los autores del artículo publicado el 22 de febrero señalan que estas estimaciones se basaron en códigos de diagnóstico identificados en los datos de alta hospitalaria (hospital discharge data o HDD, por sus siglas en inglés), y se sabe poco acerca de qué tan bien estos códigos identifican el NAS.

El estudio MMWR utilizó la metodología desarrollada en los programas estatales de vigilancia de defectos de nacimiento y verificó los casos potenciales utilizando una definición sistemática y una revisión de los expedientes médicos. El estudio encontró que los índices de incidencia del NAS en Illinois (3.0 por cada 1,000 nacimientos en 2015 y 2016) fueron más altos que los cálculos previos determinados usando métodos de vigilancia pasiva. Las tasas de incidencia de NAS para Nuevo México y Vermont fueron de 7.5 y 30.8 por cada 1,000 nacimientos, respectivamente, en 2015, ligeramente más bajas que las estimaciones previas basadas en HDD para estos estados (8.5 y 33.3 por cada 1,000 nacimientos).

El estudio titulado «Leveraging Existing Birth Defects Surveillance Infrastructure to Build Neonatal Abstinence Syndrome Surveillance Systems – Illinois, New Mexico, and Vermont, 2015-2016», por Jennifer N. Lind, PharmD y su equipo, incluyendo a Caroline C. Alter, MS, anteriormente de March of Dimes, aparece en la edición del 22 de febrero de MMWR.