El Centro para la Promesa (Center for Promise) de la Alianza Promesa de Estados Unidos (America’s Promise Alliance) dio a conocer un nuevo informe que revela el decisivo papel que las relaciones positivas y de apoyo desempeñan en la reintegración de los jóvenes que han dejado la escuela y que esboza una serie de recomendaciones para ayudar a una mayor cifra de jóvenes a superar las barreras que impiden la incorporación a la escuela. El informe, Más que una comunidad: perspectivas sobre la reintegración escolar en Tucson (More Than a Village: Perspectives on Re-engagement in Tucson), deriva sus hallazgos y recomendaciones de entrevistas con 14 personas del Equipo de Prevención de la Deserción Escolar del Distrito Escolar Unificado de Tucson (Tucson Unified School District, TUSD) y de Youth on the Rise, organizaciones que lideran las iniciativas de reintegración escolar en Tucson, Arizona.

Más que una comunidad es el segundo estudio del Centro para la Promesa sobre las iniciativas de reintegración escolar en Tucson. El primero, Voy a regresar: las experiencias de reintegración escolar de los jóvenes de Tucson (I´m Going Back – The Re-Engagement Experiences of Tucson Youth), fue divulgado en enero y se centró en las experiencias de 28 jóvenes de toda la ciudad de Tucson que están superando barreras para reintegrarse a la educación. Ambos estudios hallaron que, como pilar de una reintegración exitosa, las relaciones de apoyo no solamente crean confianza y permiten entender mejor las necesidades de los jóvenes, sino que también conectan a los jóvenes con apoyos adicionales en la comunidad y los ayudan a obtener acceso a estos apoyos por sí mismos y sus familias. Las entrevistas revelaron que los adultos que lideran las iniciativas de reintegración están en sintonía con los jóvenes con quienes trabajan: ambos segmentos demográficos identificaron los mismos obstáculos que inicialmente se habían revelado en el informe antecesor, Voy a regresar. Entre estos obstáculos se encuentran la inestabilidad familiar, las limitaciones financieras, los horarios inflexibles y un clima escolar poco acogedor.

En todo el país los jóvenes están experimentando estos obstáculos: la tasa de graduación nacional está en 84.6 %, por debajo de la meta nacional de una tasa de graduación del 90 % (a 2017). Esto se traduce en casi 570,000 jóvenes estadounidenses que abandonan la escuela o no terminan la escuela secundaria en un período de cuatro años. Una manera importante de aumentar la tasa de graduación y de colocar a una mayor cifra de jóvenes en la trayectoria al éxito como adultos es reintegrar a los jóvenes que dejan la escuela, muchos de los cuales no están lejos del camino a la graduación. Las perspectivas colectivas que se destacan en Más que una comunidad y Voy a regresar pueden ayudar a los administradores y diseñadores de programas a adquirir un entendimiento más integral sobre cómo las iniciativas de reintegración se diseñan, se implementan y se viven.

“Los alcaldes, los superintendentes y demás líderes locales se encuentran en una posición única para aunar los recursos, los servicios y los apoyos que los jóvenes necesitan para seguir integrados a su educación”, declaró John Gomperts, presidente y CEO de la Alianza Promesa de Estados Unidos. “Las iniciativas que están en marcha en Tucson muestran cómo las ciudades y las localidades de todo el país pueden cerrar la brecha entre lo que los jóvenes necesitan y lo que los adultos pueden hacer en alianza con los jóvenes para satisfacer esas necesidades a escala individual y comunitaria”.

El informe fue divulgado oficialmente hoy en un evento con la participación del alcalde de Tucson, Jonathan Rothschild, quien resaltó el importante papel que las escuelas de la comunidad pueden desempeñar en la creación de entornos de aprendizaje que mantengan a los jóvenes involucrados en su educación y destacó la importancia de los hallazgos, tanto para los jóvenes de Tucson como de las comunidades de todo el país.

“Es sentido común que las personas respondan bien a los que se interesan genuinamente y se preocupan por su bienestar”, expresó Jonathan Rothschild, alcalde de Tucson. “Acercarse a los estudiantes utilizando la actitud correcta puede contribuir en gran medida a mantenerlos involucrados en la escuela o a reintegrarlos a la escuela”.

El informe se basa en las perspectivas adquiridas a partir de 14 entrevistas individuales realizadas por el Centro para la Promesa con miembros del Equipo de Prevención de la Deserción Escolar del Distrito Escolar Unificado de Tucson (Tucson Unified School District, TUSD), que dirige las estrategias de intervención orientadas a los jóvenes que se considera están en riesgo de fracasar en la escuela, así como con miembros de Youth on the Rise, un programa de iniciativa de impacto colectivo coordinado por United Way of Tucson and Southern Arizona con la misión de preparar a los jóvenes del condado de Pima con el apoyo y las habilidades necesarias para el desarrollo sano y el éxito en la escuela y en la vida.

Algunos de los hallazgos más destacados del informe son los elementos comunes que los adultos que trabajan en la reintegración escolar en Tucson comparten en su enfoque de trabajo con los jóvenes, entre los que se encuentran:

  • Las relaciones son lo primero. Todos los adultos entrevistados reconocieron que crear y mantener relaciones que se caractericen por la confianza, la preocupación y la interconexión son fundamentales para apoyar a los jóvenes que se han alejado de la escuela.
  • “Hace falta más que una comunidad”. Trabajar para abordar las complejas necesidades de los jóvenes a diario, con frecuencia exige conectar a los jóvenes con apoyos adicionales en la comunidad o mostrarles cómo acceder a esos apoyos por sí mismos o sus familias.
  • La colaboración reforzada acelera el cambio de política positivo. En toda la ciudad, los adultos resaltaron el éxito que tuvieron en sus esfuerzos por coordinar el apoyo a escala de escuela y de distrito y por estimular cambios en políticas sobre la base de las necesidades que vieron o escucharon directamente de los jóvenes.

“Me siento muy orgulloso del programa Pasos para el Éxito del TUSD y agradezco el apoyo de la Alianza Promesa de Estados Unidos”, expresó el Dr. Gabriel Trujillo, Superintendente del TUSD. “En los últimos cinco años, nuestro Equipo de Prevención de la Deserción Escolar, junto con socios comunitarios, ha vuelto a conectar con más de 1,200 estudiantes, y de ellos casi 700 han regresado a la escuela. Este es un gran logro y tengo la convicción de que cada estudiante con el que conectamos tiene una mejor oportunidad de crearse un futuro productivo y positivo”.

Si bien las personas del TUSD y de Youth on the Rise que se dedican a las iniciativas de reintegración escolar brindaron ejemplos de colaboración exitosa, también describieron continuas limitaciones y desafíos en su trabajo. Estos desafíos se pudieran enfrentar fortaleciendo la colaboración de las iniciativas de reintegración escolar en toda la ciudad de forma tal que todos los adultos que apoyan a los jóvenes estén mejor conectados; creando alternativas educativas de alta calidad y más accesibles que satisfagan la amplia gama de necesidades de los jóvenes de Tucson y que eliminen las barreras estructurales y físicas que impiden la reintegración, como el transporte; e integrando más oportunidades de desarrollo de la fuerza laboral que aborden el deseo de los jóvenes de capacitarse en materia de preparación para la carrera profesional.

“El papel que las relaciones positivas desempeñan en la reintegración de los jóvenes de Arizona es crucial en lo referente al éxito final de los estudiantes”, señaló Stacy Skelly, vicepresidenta de Asuntos Corporativos de Pearson. “Todos debemos colaborar para proporcionar este apoyo y establecer la conexión entre la importancia de la educación y los múltiples caminos que existen en lo referente a las oportunidades futuras de la fuerza laboral”.

El informe íntegro se puede consultar en el sitio web de la Alianza Promesa de Estados Unidos en americaspromise.org/report/more-than-a-village. Este estudio es parte de una colaboración de tres años entre la Alianza Promesa de Estados Unidos y Pearson mediante la Iniciativa de Activación Estatal de GradNation, una iniciativa de la campaña GradNation para elevar las tasas de graduación de escuela secundaria al 90 %.