«Los cigarrillos electrónicos están dando paso a una nueva generación de fumadores adictos y las ventas minoristas en línea son uno de los factores que explica este fenómeno. Aplaudimos la presentación bipartidista del proyecto de ley para evitar la venta en línea de cigarrillos electrónicos a menores (Preventing Online Sales of E-Cigarettes to Children Act) el día de hoy que busca cerrar la puerta virtual que actualmente facilita la venta a menores, así como proteger a nuestros niños», dijo la Dra. Jane L. Delgado, maestra en ciencias, presidenta y CEO de la National Alliance for Hispanic Health, principal entidad defensora de la salud de la población hispana en el país.

Según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades, en 2017-2018 el uso de cigarrillos electrónicos aumentó 77.8% entre estudiantes de educación secundaria y 48.5% de educación intermedia. Además, aunque los adultos hispanos conforman el grupo con menor probabilidad de fumar, entre los estudiantes de educación intermedia los hispanos constituyen el grupo con mayor probabilidad de usar cigarrillos electrónicos, representando así un nuevo punto de inflexión en tabaquismo. Las ventas en línea son un factor crucial de acceso a los cigarrillos electrónicos. Al analizar datos de Nielson se calcula que 25% de las ventas proyectadas de cigarrillos electrónicos por $2,000 millones en 2018 se concretará mediante canales en línea.

Las ventas en línea resultan muy atractivas a los jóvenes, ya que las plataformas de publicidad en línea y dispositivos móviles son lugares donde comúnmente se anuncian cigarrillos, incluida la publicidad de productos saborizados que atraen a la juventud. Además, es muy fácil obviar las restricciones de compra cuando se hace una transacción en línea. Un estudio de 2014 sobre vendedores de tabaco en Internet que comerciaban con cigarrillos electrónicos descubrió que la mayoría de los métodos de verificación de edad empleados (63.2%) no podían constatar con efectividad la edad del consumidor o ni siquiera intentaban verificarla.

El proyecto de ley para evitar la venta en línea de cigarrillos electrónicos a menores atiende el problema al proponer la aplicación de salvaguardas a las compras de cigarrillos electrónicos en línea que serían idénticas a las ya instituidas para evitar la compra en línea de cigarrillos tradicionales y tabaco sin combustión por parte de menores de edad. De aprobarse, se exigiría a los vendedores en línea que:

  • verificaran la información relacionada con la edad del comprador antes de surtir un pedido;
  • usaran métodos de envío que exigieran al destinatario mostrar un documento probatorio de su edad y firmar de recibido contra entrega del paquete;
  • etiquetaran los paquetes que contuvieran cigarrillos electrónicos y productos relacionados, y
  • cumplieran con los requisitos tributarios estipulados para el tabaco a nivel estatal y local.

De aprobarse, la ley también exigiría a los vendedores de cigarrillos electrónicos en línea que se registraran ante la Procuraduría General de los Estados Unidos. Asimismo, los servicios de paquetería tendrían prohibida la entrega de pedidos de cualquier vendedor que figurara en la lista de vendedores en incumplimiento de requisitos de la Procuraduría General de los Estados Unidos.

«Las ventas de cigarrillos electrónicos están generando un punto de inflexión para la juventud en cuestión de tabaquismo. Es momento de proteger a los jóvenes y dotar a los padres de las herramientas necesarias para asegurarse de que sus hijos no puedan evadir fácilmente las restricciones de edad para comprar cigarrillos electrónicos. Aplaudimos la labor de los senadores Feinstein (D-CA), Cornyn (R-TX) y Van Hollen (D-MD) al presentar hoy esta iniciativa bipartidista para proteger a los menores y a las familias, una iniciativa que nace del sentido común», concluyó la Dra. Delgado.