LONDRES, 20 de agosto de 2019 /PRNewswire/ — A tan solo diez semanas para el vencimiento del plazo para el Brexit, fijado el 31 de octubre, la población británica muestra una creciente preocupación por el posible declive del poder de su pasaporte. A medida que millones vuelven de sus vacaciones en el extranjero sin necesidad de tramitar visas y las más de cinco millones de personas con pasaporte británico y residencia permanente fuera del Reino Unido se plantean, con ansiedad, ciudadanías alternativas, aumenta el reconocimiento de que el pasaporte británico podría, en breve, dejar de ser lo que era en cuestión de movilidad internacional y libertad para fijar residencia.

Cualquiera de las posibilidades, ya sea el «Brexit rígido», el «Brexit suave», el no deal o incluso un segundo referéndum, podría tener implicaciones radicalmente distintas y en gran medida impredecibles para quienes ostentan un pasaporte británico, desde la facilidad de hacer negocios y viajar en el extranjero, hasta la factibilidad de vivir, trabajar y estudiar en cualquier lugar de la UE.

En los últimos catorce años, el Reino Unido ha mantenido uno de los cinco primeros puestos del Índice de Pasaportes Henley. No obstante, la inminente salida de la UE, aunada a la actual confusión en torno a los términos de dicho proceso, la otrora sólida posición del Reino Unido parece cada vez más incierta, pues el pasaporte británico no figuró, por primera vez, entre los cinco primeros puestos de la clasificación mundial en julio de este año.

El Dr. Juerg Steffen, director de la firma de migración por inversiones Henley & Partners, comentó un aumento de 200% de nacionales británicos que solicitan participar en programas de adquisición de residencia y ciudadanía por inversiones en los últimos dos años. «Hemos sido testigos de un reciente auge significativo en las consultas sobre opciones de migración por inversiones de parte de personas británicas y hongkonesas con alto valor patrimonial (HNWI). Tal como lo constata la mayoría de los administradores de fortunas privadas, la afluencia no es, por sí sola, garantía de libertad y seguridad financiera. Tal vez las HNWI británicas no lo supieran de manera intuitiva, ya que hasta ahora han disfrutado del lujo de poseer una ciudadanía a prueba de balas; sin embargo, las HNWI de jurisdicciones menos estables entienden perfectamente la noción de gestionar riesgos y generar oportunidades a través de la residencia o la ciudadanía alternativas».

En el caso de HNWI británicas sin vínculos ancestrales que las acerquen al bien documentado pico de solicitudes de ciudadanía alemana, irlandesa u otra europea, hay muchas opciones al alcance. Para inversiones de entre un millón y dos millones de euros, Malta y Chipre ofrecen los programas de ciudadanía por inversiones más populares en la UE en este momento. Al igual que la mayoría de los demás miembros de la UE, ofrecen también la residencia por inversiones a un precio menor. El Programa de Permiso Dorado de Residencia de Portugal y el Programa Dorado de Visa de Grecia, con mínimos de inversión en propiedades a partir de los 350.000 y 250.000 euros respectivamente, también cosechan popularidad e incluyen la oportunidad de solicitar ciudadanía plena después de cinco años.

El Dr. Steffen señaló que muchos programas de residencia y ciudadanía por inversiones alrededor del mundo incluyen esta opción de bienes raíces que permite a los inversionistas incluir la compra de una propiedad en su solicitud. «El mercado de los bienes raíces está floreciendo en Europa, de manera que obtener la ciudadanía o residencia vinculada a una propiedad constituye una inversión segura y sensata. Los programas de migración por inversiones tienen, de suyo, un margen de volatilidad, ya que entrañan una ecuación de valor más amplio, separada de la métrica estándar de los bienes raíces, todo lo que implica una mayor movilidad. Sigue siendo un medio accesible y viable de mitigar los factores de riesgo sea cual sea la opción resultante del debate en torno al Brexit».

Sarah Nicklin
Gerente senior de relaciones públicas del grupo
sarah.nicklin@henleyglobal.com 

FUENTE Henley & Partners