HANGZHOU, China, 2 de marzo de 2020 /PRNewswire/ — El 9 de febrero, Hangzhou lanzó un sistema de código QR de salud, que actúa como un «permiso de tráfico» con el objetivo de garantizar la circulación organizada de la población durante una epidemia. Esta práctica inteligente está ganando popularidad en todo el país, donde hay más de 200 ciudades que promueven el sistema de código QR de salud.

Según el Gobierno Municipal de Hangzhou, del código QR de salud es el esfuerzo digital más reciente de la ciudad en el combate contra la epidemia. Basándose en las leyes y regulaciones relacionadas, los residentes tienen que declarar en línea, mediante plataformas de terceros y aplicaciones para servicios del gobierno, la situación en la que se encuentran. Dependiendo de la información que proporcionen, se les asignan códigos con los colores verde, amarillo o rojo. Solo los residentes con un código verde pueden transitar libremente por la ciudad. Aquellos que tienen códigos amarillos o rojos deben mantenerse en cuarentena durante determinados días. Los que han recibido códigos amarillos o rojos tienen que iniciar sesión diariamente durante la cuarentena antes de que sus códigos cambien a color verde.

Este tipo de código QR de salud ayuda a mitigar las preocupaciones del público acerca de los viajes y actúa como un aval fiable de la salud de los residentes mientras viajan.

«Esencialmente, el código QR de salud es una de las maneras más importantes de pasar del control cerrado a la gestión precisa e inteligente en la prevención y el control de la epidemia. Es también una herramienta intelectual muy importante para facilitar la reanudación del trabajo y la producción», señaló Yu Jianxing, profesor y decano de la Facultad de Administración Pública de la Universidad de Zhejiang.

Una vez que se declara, el código QR de salud puede usarse en la producción y en la vida diaria, y permite prevenir y controlar de forma científica, precisa y eficaz la epidemia, así como la reanudación segura de las tareas laborales y de la producción para las empresas.

Lisa, procedente de Bélgica, va a trabajar este año como profesora de inglés en la provincia de Zhejiang, un polo económico de China. Lisa arribó a Beijing hace tres semanas, pero su viaje a Zhejiang se vio retrasado debido al brote del novel coronavirus. Lisa llegó a Zhejiang el 24 de febrero, y a su llegada a la Terminal de Ferrocarriles Hangzhou East, y con la orientación del personal en el lugar, solicitó un código QR de salud verde. A través de la plataforma digital ella colocó su plan de viaje, «Me reuniré con una amiga en el hotel y luego iré a la escuela». Lisa está encantada de haber solicitado el código QR verde, que funciona como una prueba en tiempo real de su estado de salud. Ella espera que la epidemia termine tan pronto como sea posible de forma que la escuela pueda reanudar las clases en marzo.

En Hangzhou, la gestión y el control de la epidemia en lo que respecta a las personas que regresan a trabajar se aplica de forma clasificada y personalizada, lo cual reduce los procedimientos de aprobación de las empresas y evita los inconvenientes que traen consigo medidas de tipo «enfoque genérico». De esta forma se acelera considerablemente la reanudación de las actividades laborales de las empresas. Los datos muestran que aproximadamente el 94,9 por ciento de las empresas de la ciudad operan normalmente, y a las 6 p.m. del 25 de febrero habían regresado al trabajo el 85,9 por ciento de sus empleados.

El 10 de febrero, Wensli Group, una empresa bien conocida en China dedicada al sector de la seda, recibió la aprobación oficial para reanudar sus actividades laborales. El procedimiento estándar para todos los empleados que se reincorporan al trabajo contempla mostrar su código QR de salud verde, tomarse la temperatura e informar diariamente en línea sobre el estado de su salud. Aproximadamente el 90 por ciento de los empleados de esta empresa con sede en Zhejiang han regresado al trabajo y más de 1.000 empleados tienen un código QR de salud verde.

En calidad de medida administrativa para la evaluación digital de la salud potenciada por datos masivos, el código QR de salud es un permiso eficaz para los viajes seguros del personal y una herramienta científica para empoderar tanto la prevención y el control de la epidemia como el desarrollo económico. Según un funcionario local, su propósito es permitir, tanto como sea posible, la reanudación de la producción y la vida diaria de forma organizada, al tiempo que asegura la prevención y el control eficaces de la epidemia.

FUENTE Hangzhou Municipal Government