La Iglesia de Jesús Shincheonji en Corea del Sur se esfuerza por combatir la propagación del COVID-19 entre sus asistentes, y la desinformación malévola proveniente de críticos locales

DAEGU, Corea del Sur, 2 de marzo de 2020 /PRNewswire/ —

Lo que sigue es de la sede de Shincheonji en los Estados Unidos:

Noticias sobre el Paciente 31, un asistente de la Iglesia de Jesús Shincheonji en Daegu, han causado una reacción pública basada en mentiras difundidas por medios de prensa.

Al 29 de febrero, hay más de 86.500 casos de coronavirus que han dado lugar a 2.979 muertes. La mayoría de los casos todavía son en China, pero esta semana se ha visto un aumento en los casos fuera de China, entre ellos en Irán, Italia y Corea del Sur.

Un gran porcentaje de casos en la región de Daegu, en Corea del Sur, se han producido en el seno de una comunidad religiosa. El Paciente 31 asistió a un servicio religioso en un centro en Daegu cuando padecía síntomas benignos del coronavirus, suponiendo que era un resfriado común, y difundiendo el coronavirus sin saberlo y sin intención de hacerlo. Cientos de fieles dieron después positivo cuando se hicieron las pruebas y miles estaban en peligro de contraer el virus. Representantes de Shincheonji informan que están cooperando plenamente con autoridades sanitarias y han presentado nombres de todas las personas que asistieron a los mismos servicios que el Paciente 31. Muchos críticos del grupo están disfrutando con la atención negativa, mientras los líderes de la iglesia refutan los rumores infundados difundidos por medios noticiosos confiables, tanto locales como en el extranjero.

Los líderes de Shincheonji han negado las afirmaciones de grupos cristianos populares que dicen que Shincheonji es una secta mesiánica ‘apocalíptica’ marginal envuelta en el secreto, que obliga a sus asistentes a renunciar a sus trabajos y a sus relaciones con la familia, y que de alguna manera evangeliza a las personas mediante el engaño, y han demostrado que todo eso es falso. En un momento en que los miembros deben ser considerados víctimas y recibir ayuda, la Iglesia en su conjunto está experimentando discriminación a nivel local y nacional, no puede obtener licencias de construcción y afronta un escrutinio por practicar su fe cristiana.

«Los miembros de Shincheonji generalmente no se reconocen en los informes que leen en los medios. Por ejemplo, no consideran que su fundador, el presidente Lee Man Hee, es Jesús en su segunda venida o un Dios. Publicar esas afirmaciones sin verificar muestra que algunos medios no han hecho su trabajo y solo confiaron en fuentes hostiles», dijo el señor Kim Shin Chang, director general del Departamento de Relaciones Internacionales de la sede de Shincheonji.

Algunos coreanos acusaron a los miembros de ser súper-propagadores que rechazan las pruebas médicas y ocultan su identidad. Eso tampoco es cierto. A todos los miembros se les indica que se sometan a una cuarentena por su cuenta y se hagan las pruebas. Tampoco es verdad que no se permite a los miembros usar mascarillas o anteojos, ni que consideran que estar enfermos es un pecado.

En un momento en que los hechos y las estadísticas precisas son importantes, muchos medios noticiosos confían en rumores y no verifican la información antes de publicarla. Shincheonji está consciente de la crisis sanitaria actual y, considerando la salud y la seguridad de los ciudadanos y los congregantes como la más alta prioridad, ha entregado toda la información solicitada y continúa cooperando plenamente con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea (KCDC).

FUENTE Shincheonji USA