LONDRES, 7 de mayo de 2020 /PRNewswire/ — Según un nuevo Informe de Posición publicado en la edición en línea de American Journal of Infection Control, mejores prácticas de higiene diaria, como el lavado de las manos, pueden ayudar a reducir considerablemente el riesgo de infecciones comunes. La evidencia muestra que la reducción del riesgo puede ser de hasta 50%. Con los crecientes esfuerzos en materia de higiene que se han puesto en práctica para retrasar la propagación del COVID-19, los expertos en salud pública del Global Hygiene Council (GHC) ahora piden que se preste una atención aún mayor a mejores comportamientos higiénicos en los hogares y en las comunidades para ayudar a reducir la propagación de la infección. 

Evidence shows hand hygiene and surface disinfection reduce the spread of infection.

Este Informe de Posición, preparado en nombre del GHC, explora evidencia que muestra que la adopción de medidas de higiene diaria en los entornos hogareños y comunitarios (incluso centros de trabajo, universidades, escuelas, jardines de la infancia, en el transporte público y durante compras y actividades recreativas) puede jugar un papel vital en la contención y el retraso de las amenazas que representan los microorganismos infecciosos. Múltiples estudios demuestran que las bacterias y virus dañinos pueden transferirse desde un individuo infectado a otras personas a través de las manos y de superficies que se tocan con frecuencia y que pueden sobrevivir en números suficientes para causar una infección.

El frecuente lavado de las manos y desinfección de superficies son medidas de higiene clave que pueden ayudar a reducir los niveles de microorganismos en las manos y en las superficies que se tocan frecuentemente. La adopción de un acercamiento higiénico en nuestros hogares y en nuestras vidas diarias ofrece una forma de maximizar la protección contra la infección, en los momentos y lugares donde el riesgo de transmisión es más elevado. 

Según el autor principal, Jean-Yves Maillard, profesor de Microbiología Farmacéutica de la Facultad de Farmacia y Ciencias Farmacéuticas de la Universidad de Cardiff: «A la luz de la pandemia del COVID-19 actual y de la evidencia presentada en este Informe, resulta más imperativo que nunca que todos reconozcamos el papel de la higiene comunitaria en la minimización de la propagación de infecciones. Esto también contribuye a la reducción en el uso de antibióticos y ayuda en la lucha contra la resistencia antimicrobiana».

En estos momentos de gran preocupación, el Global Hygiene Council pide a los organismos de salud pública y a los profesionales del cuidado de la salud que reconozcan la importancia de aconsejar al público sobre la importancia de la higiene en sus entornos hogareños y comunitarios para minimizar la propagación de infecciones.

El Global Hygiene Council cuenta con el apoyo de RB, líderes globales en productos para la salud y la higiene.

Referencias:

  1. Curtis V, Cairncross S. Effect of washing hands with soap on diarrhoea risk in the community: a systematic review. (Efecto del lavado de las manos con jabón sobre el riesgo de diarrea en la comunidad: una revisión sistemática.) Lancet Infect Dis. Mayo de 2003; 3 (5): 275-81
  2. Staniford LJ, Schmidtke KA. A systematic review of hand-hygiene and environmental-disinfection interventions in settings with children. (Una revisión sistemática de la higiene de las manos y de intervenciones de desinfección ambiental en entornos con niños.) BMC Public Health 20, 195 (2020). Disponible en: https://bmcpublichealth.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12889-020-8301-0
  3. Foro Científico Internacional sobre higiene en el Hogar. Containing the burden of infectious diseases is everyone’s responsibility. (La contención de la carga de las enfermedades infecciosas es una responsabilidad de todos.) Octubre de 2018. Disponible en: https://www.ifh-homehygiene.org/sites/default/files/publications/IFH%20White%20Paper-10-18.pdf. Consultado el 6 de abril de 2020.

Foto – https://mma.prnewswire.com/media/1163611/Global_Hygiene_Council.jpg

 

FUENTE The Global Hygiene Council