BEIJING, 12 de junio de 2020 /PRNewswire/ — Un reportaje de Science and Technology Daily:

El 2 de junio el presidente Xi Jinping presidió un simposio al que asistieron expertos y académicos. Luego de esta importante reunión, algunos de los expertos en medicina, gobernanza pública y derecho analizaron cómo la respuesta multidimensional de China ante la pandemia ha alcanzado una victoria inicial.

Zhong Nanshan, académico miembro de la Academia de Ingeniería de China y profesor de Medicina Respiratoria de la Universidad Médica de Guangzhou, declaró a Science and Technology Daily: «En la lucha contra la epidemia, China presionó el botón de ‘pausa’ en su economía. Todos los trabajadores del sector de la salud han hecho grandes esfuerzos por salvar a cada paciente, nunca se han dado por vencidos y han trabajado con una meticulosidad digna de la creación de un bordado.

En el tratamiento médico de los pacientes afectados por el COVID-19, China ha movilizado una cantidad sin precedentes de recursos nacionales con el objetivo de aplicar tratamientos médicos a gran escala, sin desatender ni uno solo de los casos con infecciones y sin renunciar a salvar la vida de un solo paciente. El tratamiento de los casos graves ha sido una de las mayores preocupaciones de los máximos líderes de China.

Tong Zhaohui, vicepresidente y jefe médico del Beijing Chao-Yang Hospital, afiliado a la Universidad Médica Capital, y miembro de un equipo médico enviado a Hubei, recordó que después de escuchar su informe, el presidente Xi preguntó acerca del costo del tratamiento para pacientes graves y leves, y señaló que la combinación de la medicina tradicional china (TCM, por sus siglas en inglés) y la medicina occidental es una de las principales características de la respuesta de China ante el COVID-19.

Todo el país lucha contra la epidemia como si se tratara de una partida de ajedrez, apoyándose en planificación y coordinación general, y especialmente en el sistema de mando, señalan los expertos.

Xue Lan, decano del Schwarzman College y profesor de la Facultad de Política y Gestión Pública de la Universidad Tsinghua, considera que el sistema de mando en China ha sido muy robusto en el combate contra la epidemia del COVID-19. El Grupo Líder Central para la Prevención y el Control del Novel Coronavirus y el Mecanismo Conjunto del Consejo de Estado para la Prevención y el Control han jugado un papel fundamental en la rápida movilización de todas las fuerzas del país y en la coordinación de los diversos recursos.

China también ha concedido suma importancia a la divulgación de las leyes y regulaciones con respecto a la seguridad de la salud pública y a la prevención y el control de la epidemia, además de fomentar la actuación de la sociedad como un todo dentro del marco de la ley.

Wang Chenguang, profesor de la Facultad de Derecho de la Universidad Tsinghua y vicepresidente ejecutivo de la Sociedad China de Derecho Medico, señaló que China ha elevado la estrategia China Saludable a nivel de ley. También establecido un sistema jurídico para la salud pública que tiene como cimiento a la Ley para la Promoción de la Salud y la Atención Médica Básica y que contiene además otras leyes como la Ley sobre la Prevención y el Tratamiento de Enfermedades Infecciosas, la Ley de Respuesta ante Emergencias, la Ley de Cuarentena y Salud Fronteriza y la Ley de Administración de Medicamentos. La existencia de este sistema aseguró que la prevención y el control de la epidemia se llevara a cabo conforme a la ley.

Además, la combinación de la medicina tradicional china (TCM) con la medicina occidental es un ejemplo evidente de que es posible llevar a cabo innovaciones y a la vez seguir adelante con las mejores prácticas de la TCM.

Zhang Boli, académico miembro de la Academia de Ingeniería de China y presidente de la Universidad TCM en Tianjin dijo que el presidente Xi ha propuesto diversos requisitos para el establecimiento del sistema nacional de salud pública. Entre estos están en la creación de un sistema de prevención y control de enfermedades, el fortalecimiento de las capacidades de monitoreo temprano y de advertencia temprana, la ulterior mejora de las capacidades para el tratamiento de enfermedades infecciosas, el fortalecimiento de la organización del liderazgo del trabajo de TCM, la divulgación de las leyes y regulaciones sobre seguridad de la salud pública y prevención de epidemias, mayores inversiones en ciencia y tecnología en el campo de la atención médica y el cumplimiento continuo y activo de las obligaciones internacionales. Además, señaló la dirección para los trabajos futuros.

FUENTE Science and Technology Daily