NUEVA YORK, 7 de julio de 2020 /PRNewswire/ — El Grupo Ad Hoc de tenedores de bonos de Ecuador (el «Grupo Ad Hoc») se complace en confirmar que ha alcanzado un acuerdo en principio con la República de EcuadorEcuador«) sobre los términos comerciales para la reestructuración de las 10 series de bonos soberanos pendientes de Ecuador por casi $17.400 millones. El Grupo Ad Hoc está compuesto por los principales tenedores institucionales de deuda externa soberana de Ecuador, entre los que se incluyen, entre otros, fondos gestionados o asesorados por AllianceBernstein, Ashmore Investment Management Limited y Ashmore Investment Advisors Limited, BlackRock Financial Management, Inc. y sus filiales, BlueBay Asset Management LLP y Wellington Management Company LLP. El Grupo Ad Hoc es respaldado por sus asesores legales internacionales, White & Case LLP. Los fondos gestionados o asesorados por miembros del Grupo Ad Hoc tenedores de aproximadamente 45% de los bonos pendientes de pago de Ecuador respaldan el acuerdo en principio, y se espera el respaldo adicional de los miembros del grupo en los próximos días, a medida que se completen los procesos internos.

El acuerdo en principio le brindará a Ecuador un significativo alivio de la deuda con pagos concentrados al inicio en los próximos años, a fin de ayudar al país a recuperarse de la crisis provocada por el COVID. También hará una contribución sustancial para asegurar la sostenibilidad de la deuda externa de Ecuador en el mediano plazo, abriendo el camino para que el país logre un crecimiento económico sólido, sostenible e inclusivo.

Se espera que el lanzamiento formal del proceso de reestructuración tenga lugar en las próximas semanas, sujeto al acuerdo sobre la documentación definitiva y la preparación de un Memorándum de Invitación por parte de Ecuador.

Al Grupo Ad Hoc lo gratifica particularmente que tras un proceso colaborativo y productivo de negociación, en cuestión de semanas se haya encontrado un consenso sobre el mejor camino a futuro para Ecuador y sus acreedores. El actual proceso de reestructuración establece un precedente importante para las resoluciones sobre deuda soberana de mercados emergentes post-COVID, y demuestra de qué modo una relación deudor-acreedor fundada en principios de buena fe y mutuo entendimiento puede llevar a un resultado impositivo para todas las partes.

Contacto: Erin Hershkowitz, +1 646 885 2200, erin.hershkowitz@whitecase.com

FUENTE White & Case