CHICAGO, 27 de julio de 2020 /PRNewswire/ — Las vacunas de la gripe (influenza) y de la neumonía están asociadas a un riesgo reducido de padecer la enfermedad de Alzheimer, según un nuevo estudio reportado en la Alzheimer’s Association International Conference® (Conferencia Internacional de la Asociación del Alzheimer, AAIC®) 2020.

Tres estudios de investigación reportados en la AAIC 2020 sugieren que:

  • Por lo menos una vacuna contra la gripe se asoció con una reducción del 17% en la incidencia del Alzheimer. Una vacunación más frecuente contra la gripe se asoció con otra reducción del 13% en la incidencia del Alzheimer.
  • La vacuna contra la neumonía entre los 65 y los 75 años redujo el riesgo de padecer de Alzheimer hasta en un 40%, dependiendo de los genes individuales.
  • Los individuos con demencia tienen un riesgo mayor de morir (6 veces más) de infecciones que los que no tienen demencia (3 veces más).

«Con la pandemia del COVID-19, las vacunas son el tema que más se discute en la salud pública. Es importante explorar su beneficio no solo al proteger contra la infección viral o bacteriana sino también en el mejoramiento de los resultados de salud a largo plazo», dijo María C. Carrillo, Ph.D., directora científica de la Asociación del Alzheimer.

«Puede resultar muy simple: si estás cuidando tu salud de esta forma —vacunándote— también te estás cuidando de otras formas, y esas cosas se combinan para reducir el riesgo de Alzheimer y otras demencias», dijo Carrillo. «Este estudio, aunque es inicial, exige más estudios con pruebas clínicas grandes y diversas para informar si la vacunación como una estrategia de salud pública disminuye nuestro riesgo de contraer demencia al envejecer».

La vacuna contra la gripe estacional puede reducir la incidencia de la demencia causada por el Alzheimer
Estudios anteriores han sugerido que las vacunas pueden constituir un factor de protección contra el deterioro cognitivo, pero no ha habido estudios grandes e integrales enfocados en la vacuna contra la gripe (influenza) y el riesgo de contraer la enfermedad de Alzheimer, específicamente. Para resolver esta carencia, Albert Amran, estudiante de medicina en la Escuela de Medicina McGovern del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston, y su equipo, investigaron un gran conjunto de datos de registros de salud norteamericanos (n=9.066).

Amran y su equipo hallaron que ponerse una vacuna contra la gripe se asoció a una prevalencia menor del Alzheimer (relación de posibilidades 0,83, p<0,0001), y entre pacientes vacunados que recibieron la vacuna contra la gripe se asoció más frecuentemente con una prevalencia aún más baja de Alzheimer (relación de posibilidades 0,87, p=0,0342). Por lo tanto, las personas que recibieron siempre su vacuna anual contra la gripe tuvieron un riesgo menor de padecer de Alzheimer, lo cual se tradujo en una reducción de casi el 6% del riesgo de padecer de la enfermedad de Alzheimer para los pacientes entre 75 y 84 años de edad por 16 años.

Los investigadores encontraron que la protección de la vacuna de la gripe contra el riesgo de padecer de Alzheimer fue mayor para los que recibieron su primera vacuna a una edad menor; por ejemplo, las personas que recibieron su primera vacuna documentada contra la gripe a los 60 años se beneficiaron más que los que recibieron su primera vacuna contra la gripe a los 70.

«Nuestro estudio sugiere que el uso constante de una intervención muy accesible y relativamente barata —la vacuna de la gripe— puede reducir considerablemente el riesgo de padecer de demencia causada por el Alzheimer», dijo Amran. «Hacen falta más estudios para explorar el mecanismo biológico de este efecto —cómo y por qué funciona en el cuerpo—, lo cual es importante mientras exploramos las terapias preventivas eficaces contra el Alzheimer».

La vacuna de la neumonía puede reducir el riesgo de Alzheimer a una edad avanzada
Reutilizar vacunas existentes puede ser un enfoque prometedor a la prevención de la enfermedad de Alzheimer. Svetlana Ukraintseva, Ph.D., profesora investigadora adjunta en la Unidad de Biodemografía de Investigaciones de Personas de Edad Avanzada (BARU por sus siglas en inglés) en el Instituto de Investigaciones de Ciencias Sociales de la Universidad de Duke, y su equipo, investigaron asociaciones entre la vacuna neumocócica, con una vacuna acompañante contra la gripe estacional o sin ella, y el riesgo de padecer de enfermedad de Alzheimer entre 5.146 participantes de 65 años en adelante en el Estudio de Salud Cardiovascular. El equipo también tuvo en cuenta un conocido factor de riesgo genético de Alzheimer, el alelo rs2075650 G en el gen TOMM40.

Los investigadores hallaron que la vacuna neumocócica entre los 65 y los 75 años redujo el riesgo de desarrollar Alzheimer entre el 25 y el 30% después de ajustes por sexo, raza, cohorte de nacimiento, educación, hábito de fumar y cantidad de alelos G. La mayor reducción en el riesgo de Alzheimer (hasta un 40%) se observó entre personas vacunadas contra la neumonía que no eran portadoras del gen de riesgo. La cantidad total de vacunas contra la neumonía y la gripe entre los 65 y los 75 años también estuvo asociada con un riesgo menor de Alzheimer; sin embargo, el efecto no fue evidente en la vacuna de la gripe sola.

«Las vacunas contra la neumonía antes de los 75 años pueden reducir el riesgo de Alzheimer más adelante en la vida, dependiendo del genotipo individual», dijo Ukraintseva. «Estos datos sugieren que la vacuna neumocócica puede ser una candidata prometedora para la prevención personalizada del Alzheimer, sobre todo en los individuos no portadores de ciertos genes de riesgo».

La infección aumenta considerablemente la mortalidad en personas con demencia
Las personas que padecen de demencia suelen experimentar otros problemas de salud como infecciones virales, bacterianas y otras. Hay una tendencia creciente de investigar si las infecciones pueden empeorar, ser más mortales o posiblemente causar demencia.

Janet Janbek, una estudiante de doctorado en el Centro Danés de Investigaciones de Demencia, en Rigshospitalet, y la Universidad de Copenhague en Dinamarca, y su equipo, usaron datos de registros nacionales de salud para investigar la mortalidad entre los residentes de Dinamarca de más de 65 años (n=1.496.436) que habían visitado el hospital con una infección. Encontraron que las personas con demencia y que habían hecho esas visitas al hospital murieron a una tasa 6,5 veces más rápida en comparación con personas que no tenían demencia ni habían visitado el hospital. Los participantes en el estudio con demencia solamente o con contactos relacionados con infecciones solamente tuvieron una tasa tres veces superior. La tasa de mortalidad fue más alta en los primeros 30 días después de la visita al hospital.

Los investigadores también encontraron que en las personas con demencia las tasas de mortalidad se mantuvieron elevadas por 10 años después de la visita inicial al hospital relacionada con la infección, y las tasas de mortalidad de todas las infecciones (incluidas infecciones graves como la sepsis e infecciones menores del oído) fueron más elevadas en comparación con otras personas sin demencia o sin una visita al hospital relacionada con la infección.

«Nuestro estudio apoya la necesidad de investigar estas relaciones aún más; averiguar por qué las infecciones están vinculadas a una mortalidad mayor en personas con demencia, específicamente qué factores de riesgo y mecanismos biológicos tienen relación. Esto aumentará nuestra comprensión del papel de las infecciones en la demencia», dijo Janbek.

«Nuestro estudio sugiere que el sistema de salud —así como los familiares de personas con demencia— deberían estar más al tanto de las personas con demencia que sufren infecciones, de manera que reciban la atención médica que necesitan. Las personas con demencia requieren un tratamiento más especializado aun cuando sus visitas al hospital no se deban directamente a su demencia sino a lo que podría parecer una infección no relacionada», agregó Janbek.

Acerca de la Conferencia Internacional de la Asociación del Alzheimer (AAIC)
La Conferencia Internacional de la Asociación del Alzheimer (AAIC) es la mayor reunión mundial de investigadores de todo el mundo, centrada en el Alzheimer y otras demencias. Como parte del programa de investigación de la Asociación del Alzheimer, la AAIC sirve de catalizador para generar nuevos conocimientos sobre la demencia y fomentar una comunidad vital de investigación universitaria.

Acerca de la Asociación del Alzheimer
La Asociación del Alzheimer es una organización de salud voluntaria dedicada al cuidado, el apoyo y la investigación del Alzheimer. Nuestra misión es señalar el camino para erradicar la enfermedad de Alzheimer y cualquier otra demencia acelerando la investigación mundial, impulsando la reducción del riesgo y la detección oportuna, y maximizando el apoyo y el cuidado de calidad. Visite alz.org o llame al 800.272.3900.  

Albert Amran, y otros. La vacuna de la gripe está asociada con una incidencia reducida de la enfermedad de Alzheimer (Donante(s): Institutos Nacionales de Salud de los EE.UU., Christopher Sarofim Family Professorship, el premio CPRIT RR180012, UT Stars)

  • Svetlana Ukraintseva, PhD, y otros. Reutilización de vacunas existentes para la prevención personalizada de la enfermedad de Alzheimer: la vacuna contra la neumonía puede reducir el riesgo de Alzheimer dependiendo del genotipo (Costeada por el Instituto Nacional sobre el Envejecimiento de los EE.UU.)
  • Janet Janbek, MSc, y otros. Incremento de la mortalidad a corto y a largo plazo después de infecciones en la demencia: Un estudio nacional prospectivo de cohorte y basado en registro (Donante(s): )

Logo – https://mma.prnewswire.com/media/1219566/AAIC_2020_Logo.jpg

FUENTE Alzheimer’s Association