PEKÍN, 2 de agosto de 2020 /PRNewswire/ — Dos graves desastres azotaron China este año: la pandemia de covid-19 y las catastróficas inundaciones a lo largo del río Yangtsé en una escala sin precedentes en más de dos décadas. Las tropas militares chinas han cumplido funciones importantes de ayuda humanitaria.

El ejército del país, conocido oficialmente como Ejército Popular de Liberación de China, está profundamente arraigado en el pueblo y mantiene vínculos estrechos con él desde su creación hace 93 años.

«El Ejército Popular de Liberación debe ser siempre parte del pueblo, trabajar en favor de sus intereses, mantener vínculos estrechos con él, y compartir buenos y malos tiempos», dijo el presidente chino Xi Jinping durante un discurso en una ceremonia por el 90o. aniversario de la creación del Ejército Popular de Liberación celebrada el 1 de agosto de 2017.

«El ejército del pueblo va dondequiera haya enemigos y dondequiera haya peligro», subrayó.

Eso es exactamente lo que está haciendo este año: estar junto a los civiles en las «guerras del pueblo» contra el covid-19 y las inundaciones.

«No retirarse jamás»

Después del comienzo del brote del nuevo coronavirus en Wuhan, el epicentro de China, alrededor de 4.000 médicos militares fueron enviados a tres hospitales del lugar. Atendieron a más de 7.000 pacientes y salvaron numerosas vidas desde enero hasta abril.

«Nosotros, el Ejército Popular de Liberación chino, juramos no replegarnos jamás ante la epidemia y salvaguardar la paz y la salud del pueblo», dijo Ma Ling, un médico militar que atendía en una unidad de cuidados intensivos del hospital Huoshenshan, en Wuhan.

Después de completar su misión, el personal militar fue distinguido por Xi, también secretario general del Comité Central del Partido Comunista de China y presidente de la Comisión Militar Central. En una orden de elogio, Xi dijo que la epidemia fue «una guerra y una prueba» para el ejército y que las tropas ganaron la guerra con sólida fe, altas capacidades de ciencia e investigación, y gran sacrificio.

Salvaguardar al pueblo

En el verano, miles de integrantes del Ejército Popular de Liberación se embarcaron en una nueva misión para combatir a otro enemigo peligroso: las inundaciones en varias provincias a lo largo del río Yangtsé, provocadas por las intensas lluvias casi permanentes. El nivel del agua del río y los lagos adyacentes se ha comparado con la desastrosa inundación de 1998.

El presidente Xi instó al Ejército Popular de Liberación y la Fuerza de Policía Armada del Pueblo a participar de manera activa en iniciativas de rescate y alivio.

«Somos el ejército del pueblo y, en este momento, debemos combatir en el frente», señaló Xiao Shuai, soldado de la Fuerza de Policía Armada del Pueblo en la provincia de Sichuan, en el sudoeste de China.

Zhang Hongbing, funcionario del gobierno local en la provincia oriental de Anhui, saludó a los soldados y oficiales que combaten la inundación como un «verdadero ejército del pueblo».

«Cuando las tropas llegan, la gente se siente sana y salva», dijo Zhang.

China se esfuerza por construir fuerzas armadas fuertes, y Xi ha llamado a un compromiso con el principio básico del Ejército Popular de Liberación: «servir al pueblo con alma y corazón».

El Ejército Popular de Liberación debe estar junto al pueblo «contra viento y marea» y debe tener siempre «la confianza, el apoyo y el amor del pueblo».

Video – https://www.youtube.com/watch?v=gE1HnP04k5M

 

 

FUENTE CGTN