BEIJING, 2 de diciembre de 2020 /PRNewswire/ — Impulsando la construcción y la gestión de la operación de manera eficiente, ecológica y con bajas emisiones de carbono desde que inició la operación de las estaciones hidroeléctricas de San Gabán y Chaglla en 2017, China Three Gorges Corporation resume los logros en la reducción de desperdicios de gas e industriales, protegiendo la preciada biodiversidad y optimizando la red de energía eléctrica del Perú.

China Three Gorges Corporation ha mejorado la protección de animales y plantas en las áreas aledañas a las estaciones hidroeléctricas. Durante la construcción, se protegieron 3.000 especies de orquídeas y se plantaron 190 hectáreas de árboles en las áreas montañosas y selváticas circundantes. Durante el proceso de monitoreo de la biodiversidad, que se realiza anualmente, se descubrieron siete especies nuevas.

El proyecto San Gabán en Perú monitorea, hace seguimiento y analiza continuamente las plantas y los recursos forestales, así como los reptiles, mamíferos y aves de la región dentro del área de influencia de la construcción, aportando datos y apoyo técnico a la biodiversidad. Además, sobre la base de evaluaciones medioambientales, el departamento del proyecto monitorea frecuentemente múltiples indicadores medioambientales, entre ellos el ruido, la calidad del aire, el agua y los suelos para mantener un equilibrio ecológico.

China Three Gorges Corporation siempre ha estado comprometida con el desarrollo ecológico y se ha enfocado en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas para el desarrollo sostenible, mediante una mayor cooperación en la gestión medioambiental, la protección de la biodiversidad y la respuesta al cambio climático.

Para garantizar la seguridad de los residentes en las áreas circundantes, la estación hidroeléctrica Chaglla recibe informes de monitoreo medioambiental del comité ciudadano de supervisión cada tres meses, para asegurar que el agua, los suelos, el ruido y la radiación cumplan con los estándares correspondientes. También se ha creado un equipo de limpieza del embalse, que recupera cerca de 50 toneladas de desperdicios orgánicos e inorgánicos del río Huallaga cada año, evitando así que los desechos fluyan hacia el río Amazonas.

Desde su construcción en 2017, el departamento del proyecto San Gabán ha establecido un sistema de gestión sólido, y se ha asegurado de que se implemente en su totalidad a través de capacitaciones periódicas y una mayor concientización sobre la prevención del riesgo medioambiental. Con el fin de disminuir aún más el impacto de las aguas residuales sobre el medio ambiente, el departamento del proyecto ha construido tanques de sedimentación para reciclar las aguas residuales de la producción, para una utilización efectiva de los recursos hídricos que cumpla con los estándares estrictos de la Organización Mundial de la Salud.

El gobierno peruano ha establecido una meta para la autosuficiencia energética en 2040. Está procurando lograr una estructura energética diversa y aumentar la participación de energía renovable para reducir las emisiones de carbono.

Las estaciones de San Gabán y Chaglla han traído nuevas oportunidades para el desarrollo local de energía ecológica. La capacidad instalada de la estación hidroeléctrica de San Gabán es de 209,3 MW, con un promedio anual de generación de energía de 1,252 millones de KWH. La estación hidroeléctrica puede ahorrar el equivalente de 159.000 toneladas de carbón estándar cada año y prevenir la emisión de 338.000 toneladas de dióxido de carbono. La estación hidroeléctrica Chaglla ha evitado la emisión de entre 800.000 y un millón de toneladas de dióxido de carbono al año.

Fotografía: https://mma.prnewswire.com/media/1345807/Chaglla_Hydropower_Station___panoramic_view.jpg

 

FUENTE China Three Gorges Corporation