PEKÍN, 10 de diciembre de 2020 /PRNewswire/ –Informe de Science and Technology Daily | IUSTC:

En 2020, la COVID-19 ha tenido un profundo impacto en el planeta y la economía digital ha dejado ver su enorme potencial en la respuesta global ante la pandemia.

Según estimaciones en un informe publicado por Oxford Economics, la participación de la economía digital en el PIB global se incrementará del 15 % a cerca de un 25 % para 2025. En la actualidad, en términos de tamaño de la economía digital, Estados Unidos ocupa el primer lugar, seguido por China en el segundo lugar y Alemania, Japón y el Reino Unido ubicándose entre el tercer y el quinto lugar.

Esta tendencia de desarrollo ha llevado la «economía digital» a la luz en el escenario internacional y los temas relacionados con ésta se han vuelto esenciales, con fomento tanto en marcos bilaterales como multilaterales.

El 1.° de diciembre se llevó a cabo el «Digital Economy Sub-forum» del 16.° «Beijing-Tokyo Forum». Durante la sesión, doce expertos y académicos de China y Japón discutieron acerca de posibilidades de cooperación entre los dos países y lograron acuerdos sobre diversos temas de interés.

Un nuevo tema: ¿Cómo se integrará la economía digital en la gobernanza social?

¿Qué tipo de sociedad digital vamos a construir? Zhao Jiannan, vicepresidente comercial y máximo representante para el noreste de Asia de Tencent Cloud, hizo énfasis sobre la importancia de la economía digital: «La tecnología digital es como el ‘ligamento’ de la operación económica y social, que libera los ‘impactos fuertes’ con ‘alta resiliencia’ y ahorra fuerzas para que las industrias hagan ‘rebotes en forma de V’ en el proceso de atravesar rápidamente las dificultades económicas derivadas de la pandemia». 

¿Qué papel puede cumplir la tecnología digital en el apoyo a la economía digital e incluso a la gobernanza social?

Liu Song, vicepresidente de Alibaba, señaló que la gobernanza digital probablemente se convertirá en un camino importante para mejorar la capacidad de gobernanza global desde la perspectiva de la lucha científica y tecnológica de China contra la pandemia de la COVID-19 y la recuperación económica. La cogobernanza pluralista basada en tecnologías digitales será una innovadora forma de gobernanza social y de ciudades. La mayoría de expertos en la conferencia estuvieron de acuerdo con esta idea y opinaron que Asia sería una región importante para adelantar pruebas de digitalización global.

Cuando se le preguntó sobre cómo manejar la información, en particular en escenarios transfronterizos para confirmación de datos, impuestos y otros problemas comunes que enfrentan muchos países, Liu contestó compartiendo la sabiduría del sistema ancestral de control del agua en China. Al respecto mencionó: «Los elementos de información de la actualidad son muy similares a los elementos del agua. Gestionar la información también es similar a controlar el agua, que no se debe bloquear ni dispersar. Debido a la diversidad y variabilidad de los elementos de la información, no se puede usar reglas simples y rígidas para regular la liquidez de la información».

Los asistentes de ambas partes estuvieron de acuerdo en que la era de la economía digital ya empezó, tanto el conocimiento como la información digital se han vuelto factores esenciales de producción y una nueva fuerza motora para el crecimiento económico y el desarrollo social.

Con respecto a la economía digital, que puede implicar una nueva ronda de revolución tecnológica, ¿cómo podemos proyectar el entusiasmo en la innovación y avanzar oportunamente según las regulaciones al mismo tiempo?

Fang Hanting, anfitrión del foro por parte de China y vicepresidente de Science and Technology Daily, ilustró que la innovación y la regulación son un par de contradicciones. Sin un proceso de innovación definido, es imposible tener un objetivo en mente sobre qué debería ser regulado y qué debería ser flexibilizado. Por otra parte, si la serie de riesgos que vienen con los nuevos cambios no son tomados en consideración cuando las actividades de innovación pasen a nuevas etapas, esto también traerá muchos problemas impredecibles. Al mirarlo desde otra perspectiva, la innovación es una forma de revolución, mientras que la regulación protege la innovación. Los dos elementos se restringen y refuerzan entre sí al mismo tiempo.

Tomando la tecnología de la inteligencia artificial como ejemplo, Toshio Iwamoto, asesor corporativo principal de NTT DATA Corporation, propuso que los desarrolladores informáticos de tecnologías de IA deberían plantear normas para el uso de la información, así como formular normas relevantes para establecer restricciones a los usuarios de la información. Norihiro Suzuki, director ejecutivo y director de tecnología de Hitachi, sugirió que el uso de la información requiere gran sabiduría para equilibrar integralmente los intereses públicos y personales.

Un nuevo punto de inicio: Mejorar la confianza mutua en la Asociación Económica Integral Regional (RCEP)

Durante el foro, la seguridad digital fue un tema crítico de discusión.

Tatsuya Ito, miembro de la Cámara de Representantes de Japón, destacó que China ha aprovechado al máximo la tecnología digital durante la COVID-19.

Norihiro Suzuki señaló que diferentes países enfrentan diferentes situaciones y deberíamos considerar integralmente factores como las instituciones y los sistemas para discutir asuntos relacionados. Suzuki manifestó su esperanza de que Japón y China puedan explorar posibilidades de cooperación en este aspecto.

Fang Hanting hizo énfasis en que China y Japón, en especial el sector industrial de ambos países, deberían considerar seriamente cómo profundizar la cooperación en la cadena de la industria digital y asegurar el suministro ininterrumpido de esta cadena, utilizándola y atendiéndola conjuntamente como un bien público.

Xu Zhiyu, presidente de Asuntos de Gobierno Global de Huawei Technologies Co., Ltd., subrayó que Huawei siempre ha considerado la seguridad de la red y la protección de la privacidad de los usuarios como la más alta directriz y la base de su negocio. Durante más de 30 años, Huawei ha atendido clientes de más de 170 países y regiones, y nunca ha recibido una solicitud por parte del gobierno de facilitar información de los usuarios. Huawei jamás arriesgará los derechos de sus clientes o su propia supervivencia.

Los asistentes de ambas partes hicieron alusión al «Acuerdo de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP)» que se firmó recientemente. Ellos estuvieron de acuerdo en que, a la luz de la incertidumbre del proceso de digitalización, la firma de este acuerdo ofrece una oportunidad histórica no común para la cooperación internacional en el campo de la tecnología digital y la industria digital. Las posibilidades de cooperación entre China y Japón en un marco bilateral, e incluso multilateral, son prometedoras.

El 8 de septiembre de 2020, China puso en marcha la Global Data Security Initiative (Iniciativa Global para la Seguridad de la Información) durante un seminario internacional sobre el aprovechamiento de las oportunidades digitales para la cooperación y el desarrollo («Seizing digital opportunities for cooperation and development»). Haciendo referencia a la actual asimetría informática que hay en cierta medida entre China y Japón, Fang destacó que los medios de ambas partes deberían ofrecer una cobertura equilibrada para sus ciudadanos, de tal forma que se puedan establecer las bases de la confianza mutua lo más pronto posible. «Creemos que deberíamos respetar la soberanía digital de cada uno, construir una confianza digital mutua en el marco de la ONU e implementar la integración regional de la economía digital en marcos multilaterales, como lo es la RCEP».

Una nueva dirección: Abrir la cooperación para crear conjuntamente el futuro digital de la región

Al igual que una competencia deportiva se traslada a una nueva arena, la nueva revolución tecnológica y la transformación industrial darán una nueva forma a la estructura de la economía global. En el foro, los participantes estuvieron de acuerdo en que China y Japón, en particular los sectores industriales de ambos países, deberían entender rápidamente la tendencia y aprovechar las oportunidades. Los jugadores en cada lado no deberían gastar mucho tiempo esperando y observando. El llamado de la nueva era tecnológica necesita de la participación activa y la cooperación.

Taro Shimada, director ejecutivo y vicepresidente corporativo sénior de Toshiba Co., Ltd. en Japón y líder de su negocio digital, señaló que mantener la paz mundial requiere apertura e intercambios. Lo más importante son los intercambios de información científica y tecnológica. Shimada sugirió que China y Japón se pueden abrir cada vez más entre sí y lograr acuerdos a través de intercambios que sean simultáneamente abiertos y honestos.

Con respecto al intercambio de información entre idiomas y culturas, Jiang Tao, vicepresidente sénior de iFlytek Co., Ltd., indicó que el alcance de la cooperación entre China y Japón en el campo de la inteligencia artificial será muy amplio. Para ilustrar su punto compartió un ejemplo. En octubre de 2018, Eiken Foundation de Japón anunció por primera vez que iba a introducir tecnología de evaluación automática en la prueba de lenguaje hablado y iFlytek es el único socio. A partir de 2019, el sistema de calificación automático basado en IA que ofrece iFlytek ayuda a mejorar la precisión y eficiencia de la calificación en la prueba práctica de habilidades de inglés CBT. «En la actualidad, los traductores de iFlytek han sido vendidos en más de 130 países y regiones, con lo que han permitido la comunicación sin barreras entre más de 60 idiomas. iFlytek se convirtió en el proveedor exclusivo de conversaciones de voz y traducciones automáticas para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Invierno de Pekín 2022. Esperamos que nuestra tecnología con inteligencia artificial también sea de ayuda en los Olímpicos de Tokio el próximo año».

Jia Jingdun, director del Torch High Technology Industry Development Center del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la República Popular de China, sugirió que las zonas de desarrollo industrial de alta tecnología de China ofrecen un buen ambiente de innovación tecnológica digital y desarrollo industrial. Las 169 zonas de desarrollo industrial de alta tecnología del país suponen gran importancia para el desarrollo de la economía digital. En años recientes, docenas de zonas de alta tecnología en el país, como Xi’an, Hefei, Hangzhou y Shenyang, han formulado sus respectivos planes económicos digitales o de desarrollo de la industria digital.

Jia hizo varias sugerencias sobre la cooperación entre China y Japón. Primero, las diferencias no deberían restringir la cooperación entre las dos partes. Dado que la cooperación sinojaponesa no viola las leyes actuales, elevar inquietudes puede ofrecer un punto de entrada para profundizar la cooperación; segundo, China y Japón pueden adelantar una cooperación pragmática en el desarrollo de la economía e industria digitales y seguir proponiendo soluciones específicas a las inquietudes de ambas partes; tercero, se deben desarrollar intercambios de múltiples niveles y cooperación entre gobierno, universidades, instituciones de investigación y empresas.

Liu Song también respondió a esta sugerencia. Él propuso: «También podríamos adoptar el modelo de ‘zonas especiales’ en las zonas de desarrollo industrial de alta tecnología y en las zonas francas para adelantar conversaciones y finalmente formular regulaciones con las que ambas partes estén de acuerdo».

Norihiro Suzuki señaló que en la cooperación para el desarrollo digital también es muy importante compartir los conceptos y valores sociales de cada uno. Ambas partes deberían elaborar normas para el flujo de información sobre una base de valores compartidos y la mejor implementación para revitalizar la empresa privada, fomentando así el desarrollo de una sociedad digital en el futuro.

Los asistentes de ambas partes también discutieron la lógica inherente de una divisa digital y una futura integración económica regional. Hiromi Yamaoka, director de Future Co., Ltd. Japón, señaló que Japón está dispuesto a cooperar con China y seguir incentivando el desarrollo coordinado de la economía regional.

«Siempre respetando los valores de los clientes, Huawei espera seguir creando valor local en todo el mundo, incluido Japón. Tanto China como Japón tienen ventajas industriales y un espíritu innovador. Las compañías japonesas y Huawei tienen ventajas complementarias naturales concernientes a la cadena de suministro y la tecnología. La cooperación abierta entre las compañías chinas y japonesas pueden crear conjuntamente un futuro digital. Además, el desarrollo de la economía digital en China y Japón tiene que ir de la mano con un buen ambiente industrial y talentos innovadores. También se espera que China y Japón puedan crear un ambiente de políticas más abierto, invitar a la innovación y ayudar a pequeñas y medianas empresas de ambos países a establecer mayor cooperación a mayor profundidad para, de esta manera, ofrecer conjuntamente las soluciones y los productos más competitivos para el mercado global», enfatizó Xu Zhiyu.

 

 

FUENTE Science and Technology Daily | IUSTC