PEKÍN, 6 de enero de 2021 /PRNewswire/ — Enfrentando desafíos sin precedentes impuestos por la COVID-19 y los complejos cambios en el entorno externo, el Comité Central del Partido Comunista de China (CPC), con el camarada Xi Jinping en su centro, ha llevado a China a lograr un progreso sustancial en 2020.

Mantener la autoridad del CPC, ubicar a las personas en primer lugar y poner en juego las ventajas institucionales son los factores clave que impulsaron el éxito de China en su épica batalla contra la pandemia de la COVID-19 y la pobreza el año pasado.

Mapeo de los recorridos de Xi Jinping para la inspección de la pobreza 2016-2020. (PRNewsfoto/CGTN)

«Las personas primero»

Bajo el mando de Xi, el tema constante de la guerra de China contra el coronavirus ha sido «Las personas primero».

«La seguridad y la salud de las personas siempre están primero y, por lo tanto, la prevención y el control del brote es el trabajo más importante del país por ahora», dijo Xi en su reunión con el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus en enero pasado.

Más información:

Cómo Xi Jinping dirige el combate de China contra la COVID-19

Las palabras clave de Xi Jinping sobre la COVID-19 son: personas, respuesta y confianza

La guerra de Wuhan contra la COVID-19: cómo China moviliza a todo el país para contener el virus

Cronograma: la lucha de China contra la COVID-19 en cinco etapas

Subrayando que el CPC es la columna vertebral más confiable para los chinos en tiempos de problemas, Xi ordenó el uso de todos los recursos del país para hacer frente a la pandemia, lo que también es una ventaja del sistema socialista de China.

Como resultado, China ha resultado ser uno de los primeros países en contener el virus, reabrir la economía de manera segura y restaurar el crecimiento económico. Se espera que el PIB del país supere los 100 billones de yuanes (aproximadamente USD 15,38 billones) en 2020, y que el PIB per cápita alcance los USD 10.000.

Mientras tanto, China ha enviado 36 equipos de expertos médicos a 34 países y ha ofrecido ayuda a 150 países y 10 organizaciones internacionales para combatir el virus, lo que refleja el llamado del presidente Xi para construir una comunidad de salud en común para toda la humanidad.

La vacuna contra la COVID-19 será un bien público global, y será la contribución de China para garantizar la accesibilidad y asequibilidad de las vacunas en los países en desarrollo, anunció Xi en mayo en la apertura de la 73° sesión de la Asamblea Mundial de la Salud.

«No se debe dejar a nadie atrás»

El 23 de noviembre pasado, cuando la provincia de Guizhou, al sudoeste de China, eliminó todos los nombres de su lista de pobreza, China terminó de erradicar la pobreza absoluta y la pobreza regional.

En marzo, en un simposio sobre cómo lograr una victoria decisiva en la mitigación de la pobreza, Xi dijo que mejorar los ingresos de todos los residentes rurales que vivían por debajo de la línea de la pobreza durante 2020 es una promesa solemne hecha por el Comité Central del CPC que debe cumplirse a tiempo.

Xi estableció que la erradicación de la pobreza es un punto central de su gestión de gobierno, y empleó la mayor parte de su energía en la consecución de dicho objetivo. Durante sus inspecciones dentro del país el año pasado, Xi a menudo fue a las primeras líneas para supervisar los esfuerzos de mitigación de la pobreza.

Más información:

Mapeo de los recorridos de Xi Jinping para la mitigación de la pobreza de 2016 a 2020

Una historia de lucha y éxito: los 832 condados más pobres de China

«No se debe dejar a nadie atrás en el camino del socialismo», dijo Xi en mayo. «Todos deberían estar de camino hacia una sociedad moderadamente próspera en todos los aspectos y hacia una prosperidad común».

Artículo original: aquí. 

Video – https://www.youtube.com/watch?v=xKfMBG6oURM
Foto – https://mma.prnewswire.com/media/1395668/release_Jan_6.jpg

 

FUENTE CGTN