CIUDAD DE MÉXICO, 25 de mayo de 2021 /PRNewswire/ — La Comunidad Médica presentó los resultados del primer estudio en evaluar la calidad de vida tras el alta hospitalaria en pacientes que cursaron con insuficiencia respiratoria grave secundaria a COVID-19 tras recibir erdosteína, una molécula con actividad antioxidante y mucolítica, comercializada en México por Laboratorios Carnot. Los resultados demostraron que su calidad de vida mejoró de manera significativa tras sufrir COVID-19.

De acuerdo con el Dr. Francisco Cuevas, Fundador del Colegio Mexicano de Neumólogos Pediatras, «el 65% de los pacientes lograron una mejoría en su calidad de vida entre el alta y el día 15. Además, el 30% de los pacientes lograron una mejoría en la escala de evaluación de disnea. Esto representa una rápida mejoría ya que después del alta hospitalaria los pacientes experimentaban síntomas, especialmente disnea, y a quienes se les indicó el uso de erdosteína para el manejo de síntomas persistentes después del alta hospitalaria.

El objetivo del estudio fue evaluar la calidad de vida y síntomas de 20 pacientes recuperados después de ser hospitalizados por neumonía grave por COVID-19. El total de los pacientes presentaba disnea al momento del alta. Después de esta, iniciaron el tratamiento con erdosteína.

El Dr. Benjamín Zepeda Ortega, inmunólogo y alergólogo, indicó que la idea de sumar erdosteína a la terapia fue impulsada por la hipótesis de que la terapia antioxidante podría beneficiar al reducir la oxidación celular y el estrés perpetrado por la infección viral al restaurar el glutatión, molécula involucrada en la reparación celular.

El SARS-CoV-2 puede inducir estrés oxidativo favoreciendo la muerte celular y una respuesta inflamatoria excesiva, común en pacientes con neumonía grave por COVID-19. La erdosteína es el único mucolítico en México con 4 mecanismos de acción: antioxidante, antiinflamatorio, antibacteriano y mucorregulador, que ha demostrado mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Se ha prestado poca atención a la calidad de vida relacionada con la salud de los pacientes después de su alta hospitalaria. Situación grave, ya que los pacientes que cursaron la forma moderada a grave de esta enfermedad pueden experimentar síntomas recurrentes como disnea, tos, debilidad y fatiga; además de un deterioro persistente de la función pulmonar y problemas psicológicos, que impactan su calidad de vida a corto y largo plazo. Para ayudar a la recuperación es importante hacer una evaluación para implementar un tratamiento y rehabilitación que reduzca los síntomas.

 

FUENTE Carnot