LIMA, Perú, 26 de mayo de 2021 /PRNewswire/ — El 25 de mayo, la Corporación de las Tres Gargantas de China (CTG, por sus siglas en inglés) organizó una jornada de puertas abiertas en línea para presentar la Central Hidroeléctrica San Gabán III, situada en la provincia de Carabaya, Perú. Esta actividad -transmitida en vivo- dio a conocer al público cómo la CTG protege el medio ambiente, se integra a la comunidad local y promueve el desarrollo económico local mediante la construcción de la Central Hidroeléctrica San Gabán III.

San Gabán III proporcionará energías renovables en el sur del Perú con su capacidad instalada de 209 MW y su generación anual media de 1225 millones de kWh de electricidad. Tras su puesta en funcionamiento, abastecerá con energías limpias a alrededor de 35.000 hogares del sur del Perú, lo que representa reducir anualmente las emisiones de 338.000 toneladas de gases de efecto invernadero, es decir, el equivalente a la cantidad que reduce anualmente un bosque de 9200 hectáreas. El Gobierno del Perú lo considera una obra de interés nacional, puesto que mejorará la infraestructura de comunicaciones y transportes, y promoverá el desarrollo social y económico en la región del sur del país. A medida que este programa crea oportunidades de trabajo, se prevé que fomente además avances continuos en las comunidades cercanas.

Respetar la naturaleza y salvaguardar el equilibrio ecológico local

A través de la transmisión en directo, se expuso cómo el proyecto protege el medio ambiente y respeta a las comunidades locales. Antes del inicio de la construcción, se inspeccionaron el aire, el agua, los ruidos, la fauna y la flora y se archivaron datos de 334 especies de animales y 105 de plantas. Con el fin de no dañar la fauna local, se conformó un grupo de especialistas para reubicar a estos seres vivos y enviar a los que aún se quedaban en el bosque al centro de atención animal. Por otra parte, se construyeron ataguías para encauzar flujos de agua y orientar a los peces hacia aguas seguras.

Otro aspecto relevante es que se cultivaron más de 9000 m2 de plantas y trasladaron unas 50 especies de orquídeas valiosas para neutralizar el impacto ambiental. Por otro lado, se invirtieron 200.000 dólares en optimizar la transportación de los postes con el objetivo de evitar la tala de un bosque de 20.000 m2.

Renovar tecnologías para reducir los tiempos de construcción

Tanto la parte china como la peruana han aprendido una de la otra y han aplicado de manera creativa dos nuevas tecnologías tanto para reducir los tiempos de construcción como para proteger el medio ambiente: La primera es la air cushion surge chamber (cámara de compensación de colchón de aire), que se emplea por primera vez en Suramérica; y la segunda, la TBM (abreviatura de tunnel boring machine en inglés, que es una máquina capaz de excavar túneles a sección completa), la cual no solo puede evitar la devastación ambiental, sino también acelerar enormemente el proceso de la construcción.

Según sostiene el informe, la planta está equipada con dos turbinas de impulso que tienen una capacidad instalada de 209,3 MW y pueden producir anualmente 1225 millones de kWh de electricidad. Después de pasar por las turbinas, el agua retornará al río San Gabán mientras la electricidad será transmitida a la subestación eléctrica y accederá eficazmente al Sistema Eléctrico Interconectado Nacional en el sur del país suramericano.

Integrarse a las comunidades locales e impulsar su desarrollo económico

«Nuestro restaurante alimenta a más de 100 personas, tres veces al día. Puedo ganar ingresos para mi familia y pagar las colegiaturas de mis hijos», confesó Marilú, responsable del restaurante de la Central Hidroeléctrica San Gabán III.

La construcción de San Gabán III ha generado una demanda de muchos servicios, tales como hospedaje, transporte, alimentación, arrendamiento de vehículos y de equipos pesados, impulsando de esta manera el desarrollo económico de las zonas circundantes, que incluyen cinco comunidades con unas 200 familias y más de 1300 habitantes. El 71,4 % de los obreros que trabajan en el proyecto vienen de estas cinco comunidades. El ingreso mensual promedio de los habitantes que incorporan al proyecto ha logrado aumentar obviamente. La CTG también ofrece ahí mismo, junto con la comunidad, cursos de capacitación orientados a los niños locales.

La construcción de la Central Hidroeléctrica San Gabán se lleva a cabo bajo el contexto de la profundización de la cooperación en la explotación de energías entre China y Perú. No solo se trata de una práctica de la CTG en la construcción de la Franja y la Ruta y en la administración ambiental local, sino también una muestra de la lucha conjunta contra el COVID-19 y la ayuda mutua entre las empresas chinas y peruanas.

FUENTE China Three Gorges Corporation (CTG)