En su libro Johann Hari, habla de otras motivaciones que influyeron para la prohibición de la mariguana, como el hecho que la compañía Dupont, a mediado de los años 30, descubrió la fibra sintética de nylon y así la fibra natural del cáñamo se volvió una competencia que debía desaparecer, además que se había encontrado la forma de elaborar papel en base a la pulpa de madera, situación que también competía con la forma de producir papel más común que se usaba en ese tiempo y que tenía como base la fibra de cáñamo.

En la campaña de desprestigio de la Marihuana no puede soslayarse la intervención del empresario de la comunicación William Hearst, como principal aliado de Anslinger, que fue tanto contra la mariguana como contra el producto textil que surgía de la caña de esta planta.

Fue así como a la postre se creó en 1936 el Acta contra la Mariguana que prohibió tanto el uso como el cultivo de la planta, prohibición que fue levantada durante un pequeño período en la Segunda Guerra Mundial en que fue necesario producir el cáñamo para la producción de textiles que se necesitaban para la industria bélica.

La oficina creada por Anslinger fue el antecedente de la DEA (Drug Enforcement Administration), cuya eficiencia puede ser tan cuestionada como su antecedente que pretendió combatir la producción, distribución y consumo del alcohol en los Estados Unidos, pues el consumo de drogas aumenta continuamente y el sistema carcelario se ha visto saturado por personas que han cometido delitos relacionados con los estupefacientes.

La lucha contra la mariguana ha cedido en varios Estados de la Unión Americana, los que están buscando en esa modificación de sus políticas públicas, una solución a este grave problema y empiezan a experimentar socialmente la liberación del uso del cannabis.  Es muy temprano para poder afirmar si esta política tendrá a la larga resultados benéficos en materia de seguridad y salud públicas.

La Cámara de senadores en México ha dado un gran paso hacía la legalización del consumo personal y recreativo de este enervante y ha pasado a la cámara de diputados que tomará la decisión final, pero todo parece indicar que es un hecho y contra las voces en contra, considero que un logro en el camino para eliminar la lucha contra las drogas que ha cubierto de sangre el suelo de México.

Es la continuación de una decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de hace cinco años que decidió la inconstitucionalidad de las normas que prohibían el uso del cannabis, en su momento el ministro Cossio Villegas mencionó:

“La experiencia de los últimos cincuenta años demuestra que la política prohibicionista en materia de drogas ha fracasado…. es claro que la política que limita el acceso a sustancias controladas ha contribuido a incrementar la violencia y la corrupción asociadas a la delincuencia organizada… y ha generado un mercado negro de millones de dólares afectando con todo ello los Derechos Humanos y la salud de la población mundial y nacional.”

Es un paso para cambiar el paradigma de las drogas, pero que tendrá consecuencias en la lucha contra el narcotráfico, el Estado tendrá control sobre el uso de esa droga, se crearán empleos y fuentes de trabajo y espero que los agricultores mexicanos que ahora siembran mariguana clandestinamente se alleguen a una cadena licita de mercado e impuestos que, espero se usen en la lucha contra las adicciones.

Así se privará al crimen organizado de una pequeña parte de sus ingresos, con la consecuente disminución de violencia, que, aunque pequeña, creo es significativa y la mariguana dejará de ser la puerta de enganche para el consumo de otras drogas.